martes, 12 de febrero de 2013

¿me tiro por la ventana?

Hoy estoy hasta las narices de niña. Supongo que alguna madre, me dirá que no es para tanto, pero hoy he alcanzado el umbral de mi paciencia.
Me he pasado todo el día con ella. He ido con ella al pediatra, porque se puso pachucha este fin de semana y aunque ya no tiene fiebre, quería que me dijera qué tal la veía, y que para cuando posponíamos la vacuna del año.
Así que nada esta mañana ha sido entretenida en la sala de espera. Lola no hacía más que señalar a los niños, señalar los dibujos de la pared y decir "ahua". Sí chicos es que ahora dice "ahua" para decir agua, chupete, comer, domir, mamá, papá, todo. Al principio me hacía gracias pero entre el dedito que todo lo señala y el "ahua" uffff me agoto.

Hoy ha venido una amiga a verme, para traerme un regalín y enseñarme a su pequeñajo y Lola se ha puesto como loca a hacer sus gracias para que mi amiga viera lo graciosa y mona que es.
Al irse mi amiga, ya eran las 14:30 y no tenía muchas ganas de dormir. Así que he luchado un poco y ya por fin se ha quedado dormida. Su siesta ha sido casi de dos horas, por lo que no me quejo. Pero al despertarse, ha sido ya una locura.
Toda la tarde gritando, cabreada. Me señalaba el bote de arnidol y quería que se lo dejara y no puede ser, porque ella se lo lleva a la boca y se lo puede comer. Esto ha ido empeorando y reconozco que me afecta mucho el hecho de que esta niña no quiera comer. Me esfuerzo por hacerla meriendas, comidas y no hay manera. Esto será un post más extenso donde podréis descubrir que es un tema complicado.

Toda la tarde "ahua" "ahua" y "ahua" ¡qué graciosa! pero no puedo más.

Me acuerdo un día que disfruté jugando con ella mucho y me puse muy contenta. Pero llevamos un par de semanas muy diferentes. Entre el cambio del pañal infernal, los malditos dientes, los asquerosos virus y su carácter fuerte, se está pasando el tiempo y como hoy le he dicho a mi marido: necesito el relevo.

Me siento como la tia de la foto, pero sólo con una fierecilla en casa. 

Luego es que lo peor, es que creo que ya nos ha tomado la medida y conoce perfectamente que vamos a caer en sus redes. Nos pone caras o se pone medio a llorar y protestar para ver si puede conseguir lo que quiere. Y luego además tiene puntos de esos de partirse de risa. Así que con esta niña me debato entre comérmela a besos o tirarme por la ventana.





20 comentarios:

  1. Te entiendo guapisima, porque estar las 24h con ellos a veces agota la paciencia, y lo que un rato hace gracia termina por cansarnos. Me parece normal. Además, el no tener control de nuestro tiempo y estar "a su merced" en una fase en la que además aún no tienen autonomía ni juegan solos es exigente y cansado. Creo que todas o casi todas nos hemos sentido así alguna vez. Toma aire fresco, si alguien te puede relevar un poco para que tú tengas un ratito para ti, y respira hondo e intenta hacer un esfuerzo por tomártelo por el lado divertido (que sé que es más fácil decirlo que hacerlo claro). Pronto llegará a una fase en la que se comunicará más, será más autónoma... Y hasta echarás de menos a este bebé que quería estar contigo todo el rato. Así que mucho ánimo y kilos de paciencia :) Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias. Es que siento que a veces me ahogo, que necesito mi espacio y mi tiempo y lo he perdido. Que me fastidia recurrir a mi madre para que pueda tener ese tiempo. Y la quiero con locura, que me encanta cuando se queda acurrucada encima de mi. Que me chifla sentir que me necesita. Pero también me doy cuenta de que me exige más que a nadie en el mundo y me cuesta decirle los "nos", el no puedes coger esto o no darle lo que me pide. Es un esfuerzo muy grande. Y eso me agota. Leo otras madres que cuentan que ser madre ha supuesto para ellos una maravilla y sí estoy de acuerdo, aunque a veces no me creo que la gente sea super feliz siendo madre. A veces añoro mi antigua vida. Gracias por tu comentario. Me alivia mucho.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. ayyy Jenni prestame algo de tu paciencia. Un besito guapa

      Eliminar
  3. A veces no sabes si prefieres tirarte tu por la ventana o a ellos. Ánimo y fuerza.

    ResponderEliminar
  4. Es agotador estar 24h con ellos,por lo menos para mi,mi dia horribilis fue el sabado,horrible!!pelea para vestirla,comer,cambiar pañal,sentar en la silla,lloros,gritos,pataletas,etc...
    Por lo de comer,te habra dicho el pediatra q es normal q a esta edad pierdan un poco el apetito,por lo demas,esperemos q sean etapas...no nos queda otra!!jajaja,un achuchon fuerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. espero que sean etapas, no sé si podré soportar esto durante mucho tiempo más. Y mi marido el pobre currando sin parar y ya estoy saturada.

      Eliminar
  5. Pues yo sólo te puedo decir que paciencia!! Ni te cuento cuando tengas otro.... yo cuando se ponen insoportables, lo que siempre me funciona es salir de casa, y que les de el aire, es lo mejor.
    Yo para el cambio del pañal, ya no me preocupo porque sé que va a ser una pelea, le diré un dia a mi marido que me haga una foto con el niño trepando por mis brazos y yo intentando abrocharle el pañal... Mi gordito ahora también se está volviendo un poco trasto a la hora de comer, pero bueno poniendo firme lo consigo, ya sabes mucha paciencia!!
    ¿Al final ya no la llevas a la guarde?

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana, Lola sigue asistiendo a la guarderia, lo que pasa es que al estar pachucha pues no.
      Tengo que aprender, siempre lo digo, mucho.
      Gracias Ana

      Eliminar
  6. Uff, no tengo mucho tiempo para escribir ahora mismo pero me siento muy identificada. De hecho mi hija está super rebelde también, ahora le ha dado por negarse a comer si la ato en la trona (que tengo que hacerlo porque si no se pone de pie y se tira de cabeza). En fin, paciencia, paciencia y más paciencia. Es muy duro a veces estar todo el día con ellos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a veces pienso en tí, qué como lo haces, con dos trastos muy trastos, en casa, con ellos, tu web y tu dedicación. Supongo que si no tuvieras la web será peor. Yo a veces siento que quiero irme a dar una vuelta y despejarme porque no puedo más. Ya veremos si esto cambia y mejora.

      Eliminar
  7. Yo estoy en la misma fase que tu, al final yo no se si hacemos las cosas bien, si dejarle llorar cuando no consigue lo que quiere, si hacerle caso si ignorarle... en fin. Mucha suerte, me imagino que se irá pasando. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo ya ni siquiera me pregunto si lo hago bien o no. Voy tirando y unos días funciona y otros no. Que le vamos a hacer. tendremos que aprender a vivir con esto hasta que lleguen mejores momentos

      Eliminar
  8. No te va a consolar nada, lo sé, pero te diré que para mi el primer año (más bien los primeros 15 meses) de mis dos hijos han sido muy muy difíciles. Bueno, mi pequeño tiene ahora 9 meses y medio pero estoy viviendo lo mismo (o más) que viví con el mayor. Es infernal. Yo tengo claro que no volveré a pasar por esto. Claro clarísimo.

    Pero... como no te quiero dejar así, te voy a decir algo que ya sabes (aunque tampoco te vaya a consolar nada). Todo esto va a pasar, y va a pasar antes de que te des cuenta. Tu hija está a punto a dar un cambio importante, ya lo verás.

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa, dicen que mal de muchos... consuelo de tontos! Pues si, pero todo lo que cuentas me suena de haberlo pasado con el mío.
    Hay días en que no puedes mas, en que estan retorcidos, caprichosos y rabiosos, y como dices en el mismo día deliciosos y para comertelo a besos.
    Es un tiovivo de emociones, tan pronto le estas regañando como le estas dando un ahuchón.
    En mi caso, va por rachas. Hay semanas que esta muy difícil y otras, sin dejar de ser muy activo, se llevan mejor.
    Lo de tu espacio... Eso es algo ya complicado con ellos, aunque siempre se puede buscar un huequillo y se disfruta como nunca :)

    ResponderEliminar
  10. jajajajaja me ha dado mucho la risa con la tía de la foto con esos pelos de "socorro" jjajajajjaaaa
    ánimo, aquí también tenemos días peores y mejores y también necesitamos relevos. pero es verdad que a la vez que hacen trastadas están para comérselos. a veces tengo que reñir a victor porque hay cosas que no puede hacer o coger (como te pasa a ti con el arnidol) pero pone unas caras y hace unas cosas tan graciosas que realmente me tengo que concentrar mucho para que no me dé la risa...

    ResponderEliminar
  11. Si te digo que "paciencia" me repito ¿no? Jaja, yo te aconsejo calle. No hay nada mejor para fases de estrés que sacarlos a la calle, agotarlos y de paso una refresca su propias ideas viendo pasar la vida ajena. Por lo menos a mi me funciona xD Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Uff como te entiendo, el mio también tiene mucho carácter y es medio hiperactivo y a veces es desesperante. No te doy consejos porque igual los necesito igual que tu. Saludos y animo!!

    ResponderEliminar
  13. Ánimo, sobrevive!! Estamos aquí contigo!! Creeme, tenemos los mismos pelos, jajaja.

    En cuanto se ponga mejor de los males (dientes, culete, virus...) será mejor, y ya enseguida viene la primavera, que con este tiempo... tampoco anima mucho.

    Vamos campeona!! Que tú puedes!!!

    Muchos besos.

    ResponderEliminar

¿te ha gustado mi post?