jueves, 18 de diciembre de 2014

#LaOtraNavidad y cómo la vivo yo

Aprovechando el hashtag de Ikea para su vídeo viral de la #laOtraNavidad quería escribir un post. 

Primero quería reflexionar sobre el vídeo y que sí, que es muy bonito e incluso emocionante. Pero luego después de verlo, empecé a pensarlo. El vídeo tiene mucho para reflexionar y rascar, pero yo me quedo con la siguiente pregunta.
¿Pero no sabíais que los niños quieren que los padres y madres juguemos con ellos y estemos más tiempo con ellos?

Lola, nos demanda tiempo para estar con ella. Es verdad que últimamente y sorprendentemente, se sienta sola a jugar un rato. Pero desde luego donde esté su padre, que está pasando una fase de papitis aguditis, no lo quiere sustituir por nadie.



Lola quiere que juguemos con ella, que pintemos con ella, nos prepara el té en su juego de tacitas, quiere saltar sobre nosotros, jugar al pilla pilla, que le hagamos cosquillas, que le contemos cuentos y ultimamente que le contemos historias. Ella quiere que hagamos estas cosas con ella, porque lo necesita. Y procuro aprovechar el tiempo que paso con ella jugando, aunque a veces tenga que preparar la comida y tenga que dejarla un ratito sola, o simplemente me encuentre muy cansada y la deje un rato la tele puesta. Pero por eso hablamos de pasar tiempo de calidad con los niños

Y os voy a contar una cosa que me hizo sentir muy mal y que por otra parte me ha hecho reflexionar. Un día me senté con ella en la cama, supuestamente para contarle un cuento y me puse a mirar el correo en el móvil (supongo que esto os suena) y ella me dijo: ¡Mamá deja el móvil!  Efectivamente me había equivocado, no puedo volver a jugar con ella con el móvil en la mano, porque ya no es su tiempo de calidad. El tiempo de calidad es estar al máximo, darlo al 100%. 

Por otra parte #laOtraNavidad me ha dado que pensar. Recuerdo las navidades cuando Lola aún no había nacido. Para mí las Navidades, están cargadas de connotaciones negativas por muchas razones. La suegra dando por saco, los regalos, la comida y los turrones intoxicando el organismo, frio mucho frio. Pues ahora no lo vivo así. Es #laotranavidad gracias a Lola.

Este año he hecho un calendario de adviento, buscando sorpresitas y colgándolas en sobrecitos de la pared del salón. Mi padre también le regaló el típico de ventanitas con chocolatinas. Hacer el calendario me sirvió para ir ilusionándome. Pensar en que la Navidad está hecha para los niños y en casa,  para Lola. Que ella todas las mañanas coge su sobre y la chocolatina y se pone tan contenta. Y no sabéis en cuatro de los paquetes he guardado unos sellos con dibujos muy chulos. Pero el tamaño de los sellos eran tan grande que tuve que inventarme un juego sencillo de pistas para poder colocarlo en otro sitio. Pues Lola cada vez que tiene una pista se vuelve loca de alegría y además una vez que encontramos el sello, guarda con mucho cariño su pista. Me encanta.



Como además Lola ya habla y mucho, pues ya nos dice lo que quiere que le regalen los reyes. Así que todos en casa hemos hecho una pequeña lista de reyes. Yo ya estoy emocionada en ir a por sus regalines. Nuestros caprichos han pasado a un segundo plano para regalarle a Lola cosas y sobretodo disfrutar con ella estos momentos de alegría e ilusión. La alegría de Lola es el mejor regalo que nosotros podemos tener.

Así que excepto por un día y medio que no me queda más remedio que ver a mi queridísima suegra, las navidades pienso en disfrutarlo al máximo, con mi hija, y mi marido que son mi familia. Quiero aprovecharlas a tope y verlas como una oportunidad de reconciliación con esta época.

#LaOtraNavidad gracias a Lola, es así como la vivo yo.

¿No os ha pasado lo mismo?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿te ha gustado mi post?