martes, 14 de enero de 2014

Me he dado cuenta de algo muy triste

Ultimamente me he encontrado muy agitada, e inquieta. Mi cabeza estaba entre elegir una cosa u otra. Era elegir dedicarme a mi proyecto de Espacios Vivos, en concreto luchar por mis kokedamas, o seguir intentar sobrevivir con un par de proyectos de social media que estaba llevando, muy mal pagados. En mi cabeza estaba entre el sí y el no, hacer las dos cosas a la vez era imposible. Mi tiempo es limitado, a partir de las 3 de la tarde tengo que dejar de hacer lo que esté haciendo para salir zumbando a buscar a Lola. 

Otra cosa que me pasa ultimamente y es lo peor, es no dormir. Lola tiene múltiples despertares por la noche, se despierta llorando, pidiendo agua, se sienta y no se quiere dormir, llama como loca a mamá, etc.. Así que llega un momento en el que nos la metemos en la cama, porque no podemos más. Y aún así es que como mi sueño es ligero, cualquier cosa me despierta y luego tardo en dormirme así que llevo varias semanas fatal. Pero ayer ya peté, no pude más, me dio una diarrea con unos espasmos en el colon de morirme de dolor, eso me dejó echa polvo y me metí en la cama muy pronto. Descansé algo más, pero aún así estoy muy cansada, y ya sabéis que el cansancio sienta fatal.
De hecho, he detectado cierta rabia hacia Lola, algo de lo que no me siento para nada orgullosa, pero noto que me enfado con ella más de la cuenta. 

Si habéis leído mi blog, veréis que no soy la típica madre que habla habitualmente de lo bien que me siento por ser madre, de las cosas geniales y de la vida más bonita que tengo por convertirme en madre. 
Me está costando ver esa parte bonita, y positiva de la vida. Creo que me he convertido en" bipolar", y no lo digo en el sentido de la enfermedad de la cabeza, sino porque quiero a mi hija con locura, la doy unos besos de madre coñazo, me rio de sus gracias y me siento orgullosa de todo lo que hace y ahora dice. Pero también siento que mis aspiraciones se han esfumado, que siempre he sido una mujer de hacer mil cosas y ahora sólo puedo hacer una, que no tengo tiempo para soñar, para imaginarme el futuro, para trabajar con dedicación al 100%, porque al final en mi lista de cosas, Lola es la primera y lo mio va después. Ahora mismo tengo un nudo en la garganta, porque me siento un poco anulada. Yo siempre he sentido que quería ser madre, que quería tener hijos, pero esta renuncia a otras cosas me cuesta mucho, me hace daño y me hace sentirme rabiosa contra ella. Supongo que el cansancio tampoco ayuda.

Que además el tiempo pasa, que estoy estancada en mi vida profesional, a pesar de que ahora voy a dedicarme a mi pequeño sueño, al menos lo voy a intentar, con las pocas horas que tenga al día, que mi hija va creciendo y que a veces no valoro las cosas que nos pasan y que vivimos.

Hablando con una amiga, le decía que no me sentía una buena madre, porque no era capaz de hacerlo todo, de cuidar de mi hija, tener una estabilidad profesional, tener la casa limpia, tener al marido contento, leer libros, ser buena amiga de mis amigos, y ella me dijo que ser una buena madre era estar con mi hija y hacer lo mejor para mi y eso no significa, hacer todas las cosas que he contado antes. Toda la vida he sido una exigente conmigo misma, siempre he sentido que tenía que hacer más de lo que hacía y creo que es ahora esto me pasa factura. En vez de buscar una vida sencilla, tranquila con mi hija, hacer lo justo para salir adelante, lo que hago es pensar en todas esas cosas que he dejado de hacer.

Al menos sé lo que me preocupa, qué me pasa con mi hija, para enfadarme con ella. Además ella lo siente, lo nota, es una esponja detectora de emociones y sentimientos, porque también he notado que quiere estar más con su padre que conmigo. Creo que yo si fuera ella también lo haría, estar con una persona que le de más tranquilidad.

Y esta es la historia de mi vida, no es un post bonito, en absoluto, es una confesión en toda regla, de mi cómo me siento en estos momentos, con dolor y con rabia y claro con mucho cansancio.



24 comentarios:

  1. Mucho ánimo, entiendo cómo te sientes y yo me sentía así los primeros meses de la peque, pero desde que cumplió un poco más de un año todo ha ido mejorando. Sé que Lola es algo más pequeña que mi hija y sé que probablemente esto no te servirá de mucho pero todo va mejorando poco a poco, y nadie dice que seas peor madre porque no te dé tiempo a tener la casa igual de limpia que antes, o porque leas menos libros.

    Mucho ánimo y comienza descansando si puedes, no se me ocurre mejor consejo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patricia, por tus ánimos. Un saludo

      Eliminar
  2. Ay Pilar, entiendo muy bien como te sientes, y a mí a veces también me pasa. Menos lo del cansancio, porque yo cuando curraba dormía menos y estaba más cansada je je El caso es que yo he llegado a la conclusión de que cada cosa tiene su momento. Cuando acabas la carrera es el momento de hacer el loco, viajar y currar sin horarios. Y cuando vienen los hijos es el momento de ocuparse de ellos, aunque eso signifique olvidarse un poco de una misma. Los niños crecen rápido, van al cole y pronto tendremos tiempo para nosotras mismas otra vez.

    La superwoman que tú pintas en el post no existe, es imposible, si haces mil cosas a la vez no harás nada bien al final. Yo he optado por priorizar lo que más necesito en este momento. ¿Qué pasa si la casa está un poco más sucia, si dejas de leer un tiempo y ves menos a tus amigos? ¡Pues no pasa nada de nada! Es que no se puede tener todo hija, no hay horas al día suficientes. Pronto Lola crecerá y podrás hacer más cosas para tí, pero de momento yo te diría que pienses en las 2 o 3 cosas que más necesitas ahora mismo y te olvides de lo demás. Al menos ese es el acuerdo al que he llegado yo conmigo misma. Y también tratar de ser eficiente al máximo y organizarse muy muy bien. Si encuentras otra solución mejor no te olvides de avisarme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no encuentro ese momento de disfrute total con mi hija, que además el no dormir me mata, pero parece que este sentimiento es bastante normal entre las mamás. Espero que pueda hacer cada vez más cosas,ahora me veo super estancada. Muchas gracias Adriana

      Eliminar
  3. Tu post de hoy se parece mucho al mio, creo que ser perfeccionista y madre es incompatible y pasa factura, ahora hay que pensar que es lo que toca y estoy segura que cuando haya pasado esta etaps le echaremos muchísimo de menos.
    Besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias Leticia, te acabo de escribir en tu último post. Gracias por pasarte por el mío y dejarme tus ánimos. Intentaremos ser un poco más felices. Un besito

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Ánimo Pilar. Creo que el año nuevo ha traido algo en el aire y nos ha contagiado a unas cuantas... yo estoy prácticamente como tú, pero en mi caso lo que me oprime es que no veo futuro más allá de quedarme en casa y ejercer de madre. Y si, ser madre es lo más importante en mi vida, pero el cuerpo y la mente me piden otras cosas como mujer y persona, trabajar en lo que me gusta o simplemente trabajar, salir de casa... llegar a fin de mes. Así que estoy muy pesimista... y algo depre. Aún así, te mando todo mi cariño y piensa como yo (aunque nos engañemos) que esto es fruto de la época que vivimos, y que ya vendrán tiempos mejores. No pienses "cuándo?" porque hay viene la desesperación.
    Un beso y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El comentario anterior se ha eliminado solo... :O

      Eliminar
    2. No sabía que estabas así, Vanessa, lo siento mucho, siento mucho que estés triste, que estés depre. Encima tú que siempre te veo luchando con tu proyecto emprendedor. Espero que esto mejore, lo necesitamos. Supongo que también depende de cómo miremos las cosas, espero que veamos las cosas de colorines. Un besito Vanessa

      Eliminar
  6. pilar, eres la mejor madre que lola puede tener, independientemente de todo lo demás.
    lo que sientes es normal y comprensible, yo me he tenido que reducir la jornada para poder con todo. y aún así me da la sensación de que no llego.
    sé que no es consuelo pero mi casa también está desordenada y sucia y hace dos años que no leo ningún libro (lo he intentado pero me quedo dormida o me resulta demasiado cansado, ya digo yo con razón que "tengo la neurona frita"). y victor sigue durmiendo con nosotros porque yo no puedo levantarme por la noche cuatro veces cada día. ya no doy para más. pero así nos ha tocado vivir y lo vamos haciendo lo mejor que podemos.
    ánimo con esos proyectos, aunque sea poco a poco, seguro que entre amigos y familia te pueden echar una mano para darte un poco más de tiempo. los pequeños proyectos absorben siempre mucha energía y requieren mucha dedicación así que yo creo que en esos casos vale más la constancia que cualquier otra cosa.
    un beso
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bego, la verdad es que a veces me da la impresión de que soy yo sola pero parece que somos muchas en esta situación, nuestra vida se ha ido amoldando a ella. Gracias Bego

      Eliminar
  7. Hola cielo, siento mucho leer esto, pero ya ves que no eres la única. Creo que hay dos problemas, el primero que nos hemos creído lo que cuentan las películas de súper-mujeres que lo hacen todo, tienen una vida perfecta y van siempre monísimas ES MENTIRA, salvo hijos buenazos que nunca lloren, se lo coman todo, duerman doce horas del tirón y no se pongan enfermos y mucha colaboración en casa y en el trabajo, es imposible. El segundo es que nos han vendido una idea de feminismo equivocada: tenemos que compwtir laboralmente con los hombres y conseguir ser reconocidas en un trabajo para sentirnos desarrolladas, pero a la vez queremos formar una familia y cuidar de ella. Pocos hombres hay que se sientan culpables por dedicar más tiempo al trabajo que a la familia, pero a la vez el tiempo que le dedican lo disfrutan más y es de más calidad.
    Relájate, respira, prioriza, delega, entiende que ni tú ni nadie puede abarcarlo todo y, lo más importante NO TE SIENTAS CULPABLE POR ELLO. Por tí, por Lola y por vuestra familia.
    Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  8. Ánimo, que todo en la vida son fases. Y pasará. Prioriza, ve a por lo importante y disfrútalo todo lo que puedas. Pasito a pasito, a tu ritmo, verás que todo va asentándose.
    En el post de hoy lo contaba... este verano, Bombon1 sólo esperaba de las vacaciones comer helados. Y a diferencia de todas mis otras vacaciones, yo también me fui con ese objetivo. Tomar helados. Y el verano fue de los mejorcitos en mucho tiempo. Sé que el símil no es el mejor, pero creo que me entenderás.
    A veces nos exigimos demasiado y hay que aflojar un poco el ritmo.

    ResponderEliminar
  9. Como tú bien dices, el tiempo pasa, esta etapa con un bebé que es el centro del mundo, pasará. Cuando Lola sea un poquito más mayor, no demandará tanto de tí y podrás dedicar más tiempo a otras cosas, pero ahora tu hija te necesita y necesita a su mami tranquila y centrada. Por mi experiencia personal te diré que este año que no estoy trabajando es la primera vez que vienen las 3 niñas a comer a casa, con lo que cocinar y comprar se ha convertido en mi prioridad. Pensaba que lo iba a llevar fatal porque siempre he estado trabajando y las enanas en el comedor. Pues resulta que estoy disfrutándolo mucho, las niñas están encantadas y yo también, aunque me haga 4 paseos al cole todos los días y tenga que programar mis actividades (cursos, amigos etc). El secreto está en adaptarse a las circunstancias, no añorar tanto lo que no se tiene puntualmente y no pensar en que las cosas son inamovibles, todo pasa, ¡disfruta del viaje!

    ResponderEliminar
  10. Bonita...entiendo como te sientes, porque yo creo que todas o la mayoría, nos sentimos así... ¿ Que es una superwoman o una supermamá? Pues te puedo decir...que para cada uno de nuestros hijos, somos nosotras, y te voy a dejar el link de un video que vi el otro día y que me hizo reflexionar, porque muchas veces nos autoexijimos demasiado, y es cuando nos venimos abajo, pero ¿ como nos ven nuestros hijos? Se que te va a gustar...ya me comentarás.

    https://www.youtube.com/watch?v=wJp87jiQXpk&feature=youtube_gdata_player

    Vales mucho Pilar, te tienes que querer más, y no ser tan dura contigo ( esto también me tomo nota yo) como te han dicho en otros comentarios, crecen muy deprisa, mira Lolilla y David el mes que viene 2 años...¿ te acuerdas cuando nos conocimos la edad que tenían? Pues eso...parece que fue ayer . Poco a poco tendremos más tiempo para nosotras, y tenemos que intertar disfrutar porqeu luego cuando ya podamos hacer más cosas, tengamos más tranquilidad,...seguro que echamos de menos esta época.
    Un besito amiga!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. je, lo acabo de ver y no paro de llorar!! Muy emocionante!! Gracias x compartirlo (pero no se le hace eso a una mama sensible!! jejeje)

      Eliminar
  11. Hola! Nada mas queria decirte que no sos diferente a muchas de otras madres...como por ejemplo yo. Yo pase por exactamente la misma situacion emocional que describis, y lo unico que puedo decirte es que pasa. No me preguntes como, pero un dia te das cuenta que todas las cosas se acomodaron, que lograste darle un poquito de tiempo a cada cosa que te gusta hacer. Claro esta que nunca volveras a ser dueña 100% de tu tiempo, hay cosas que debemos conceder y yo creo que esta bien eso. Ahora hay una personita que nos necesita con todo su ser y eso antes no existia, antes eras libre de hacer lo que te plazca. Pero de a poco los niños se van independizando (tal vez ahora no lo veamos porque estamos ahogados en todo eso que no podemos hacer!!) y eso nos va dando lugar a nosotras mismas para ocupar ese tiempo en algo que nos de placer. Recuerdo hace unos meses que me enojaba porque queria terminar de tejer algo y el venia el y me sacaba las agujas o me pedia que juegue con el...algo para que dejara el tejido y le prestara atencion....hoy me di cuenta que el tejido lo puedo hacer en otro momento, pero este momento que el me esta pidiendo no se repite. Mi enano tiene dos y medio ya y puedo decir, hoy, que de alguna manera logre equilibrar mis deseos, mis deseos de ser una buena madre, como comentas, y mis deseos de hacer lo que me guste....cuando llega ese momento es cuando quieres ser madre otra vez! Que rara que es nuestra cabeza a veces!!
    Bueno, me extendi mas de la cuenta, pero es que tu post invita a la reflexion!
    Tranquila, va a pasar, ya vas a lograr acomodarte; pero esta bueno que saques todo eso afuera, que lo compartas, lo charles con quien necesites, porque las culpas de madre son traicioneras y si no viene una mano amiga a decirte que es normal, nos ahogamos es nuestros pesares!!!
    Te mando un beso grande, grande!!

    ResponderEliminar
  12. Pues yo sólo levo dos meses como mamá primeriza y ya temo y sufro por muchos de los aspectos que también has reflejado en tu post. Sobre todo, el hecho de que ahora que aún me encuentro en plena baja de maternidad me parece imposible que vaya a poder compatibilizar la vida profesional y la familiar y claro, el trabajo tiene todas las de perder, pero me aterroriza que en un futuro me arrepienta de la decisión que tome. ¡Ay, qué de cuestiones trascendentales acarrea la maternidad!

    ResponderEliminar
  13. Amiga, siente mi abrazo, se perfectamente lo que estás hablando y es genial que lo cuentes así. La maternidad es lo más maravilloso del mundo y lo más difícil a la vez. Yo no he encontrado la fórmula aún, conozco el agotamiento absoluto, el sobrepasar límites más allá de lo que me podía imaginar y forzar la máquina a tope.
    Cuando pongo cosas en la balanza, lo que tengo claro es que quiero que mi hija tenga a su madre a su lado, así que cuando vuelvo del trabajo he decidido pasar mi tiempo con ella y disfrutarla, soltar el teléfono y el ordenador y ya está. Está creciendo muy rápido y quiero perderme lo menos posible. El año que viene ya comienza el cole ¡Tan pronto!
    Los ratos que tenga para mi trataré de hacer cosas que verdaderamente me gusten, tengo ganas de reiniciarme y empezar otra vez.
    Somo buenas madres Pilar, te aseguro que lo somos, no podemos sentirnos mal por tener sentimientos tan humanos.

    ResponderEliminar
  14. Pilar, creo que momentos en los que no "queremos" a nuestros hijos al 100 por 100 los tenemos todas, cansancio, estrés, influyen y mucho en nuestro estado de ánimo. Sin embargo, no estoy de acuerdo en que ella es primero y después tú. Si tú no estás bien del todo, repercute en todos, y la niña lo nota. Tienes que estar bien contigo misma para que todo fluya. Y eres una madre estupenda, siempre preocupada por tu pequeña, y sacando horas de donde no las hay. ánimo!

    ResponderEliminar
  15. hola!lei tu post y t entiendo perfectamente!primero permitite estar mal,no pasa nada a todas nos pasa lo mismo el querer ser perfecta en todo y eso es imposible!no se puedeeeeee.lo que si se puede es pasarla bien con tu beba! y ya esta lo demás puede esperar,la casa seguirá en el mismo lugar los libros también! los afectos hay q cuidarlos y si t quieren te van a comprender besos! mabel

    ResponderEliminar
  16. Ante todo ,mucha muchas muchas gracias!!!! por fin encuentro alguien que piensa como yo!!!!! yo me he sentido y muchos dias me siento mala madre como tu, por el cansancio, pq no termino de adaptarme a mi nueva vida con mi bebe, por sentir que he perdido algo en el camni ( en vez de sentir que estas completa por tener a tu bebe)... Adoro a mi hijo ( es lo mejor que me ha pasado en la vida), pero no le veo el lado bonito y romantico a la maternidad ...lo veo duro, dificil y agotador... y encima vivimos en una sociedad en la que decir que hay dias en que no puedes con tu hijo, no esta permitido y casi te ponen una cruz... como me gustaria conocer gente en persona para poder hablar de estas cosas y poder desahogarme!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ojalá no fueras anónimo y pudiéramos hablar para desahogarnos.

      Eliminar

¿te ha gustado mi post?